Una fosa séptica es una especie de pozo que tiene por objetivo almacenar residuos fecales y aguas residuales.

Estas fosas suelen tener problemas como:
1. Filtraciones por exceso de residuos
2. Inundación por lluvias
3. Atasco en el sistema de filtrado
4. Fuertes olores por rotura del interior

Para evitar éstos y muchos otros problemas es recomendable darle un correcto mantenimiento a nuestra fosa, ya que, a pesar de ser un sistema útil, no es tan eficaz como una depuradora de agua tradicional.
Estas instalaciones requieren de un mantenimiento frecuente para su correcto funcionamiento y buen estado.
El mantenimiento más común es el del vaciado tanto de los lodos como de las grasas que se acumulan en el fondo.

Estos consejos te ayudarán si quieres hacer la limpieza tú mismo:

1.- Abre lentamente las tapas: abrir lentamente las tapas de expulsión es necesario, pues los gases que se encuentran dentro de la cámara pueden provocar desvanecimientos y accidentes si se respira directamente.

2.-Agua limpia: verter un poco de agua limpia para compensar, es una de las primeras acciones a realizar.

3.-No fumar cerca: el gas metano producido por la fermentación, es tóxico, e inflamable y podrías producir una explosión.

4.-Introducir manguera: al introducir la manguera es importante no introducirla hasta tocar fondo, pues no se deben absorber el contenido interno del fondo de la fosa.

5.-Añadir activador bacteriano: se debe tener sumo cuidado con el activador y seguir las instrucciones necesarias.

6.-Cierre las tapas: debe asegurarse que no se puedan abrir con facilidad, pues si no cierra adecuadamente puede causar grandes problemas de salud.


Es importante recordar que además de este mantenimiento también ser requieren cuidados diarios para mejorar el estado de las fosas: evitar tirar cantidad excesiva de líquidos químicos, alejar el desagüe restos de comida y toallas para limpiar y utilizar papel higiénico de calidad.


Opciones alternas

Si prefieres otras alternativas puedes utilizar:


1. Váter ecológico (baño seco). Que no utiliza agua y posibilita utilizar a posteriori los desechos fermentados como abono.

2. Cámara de Evapotranspiración, donde son los vegetales los encargados de absorber las aguas y sustancias orgánicas desde un sustrato húmedo.